Cajastur recibe 3.604 firmas en apoyo a Jorge y su familia

Esta mañana, en la Oficina Central de Correos, Jorge Cordero envió al Presidente de Cajastur, D. Manuel Menéndez Menéndez, un sobre conteniendo los 106 pliegos con 3.604 firmas de ciudadanos y ciudadanas que se han adherido a su demanda de que dicha entidad bancaria acepte cancelar la deuda hipotecaria que áun le exige una vez que le han desahuciado a él y su familia de su vivienda. Las firmas iban acompañadas por una carta firmada por Jorge cuyo contenido es el siguiente:

Oviedo, 27 de julio de 2012

Muy sr. mío:

Estoy seguro de que tiene usted conocimiento de todos los antecedentes de mi posición en relación con la entidad que preside, por tanto no consumiré en exceso su tiempo extendiéndome en detalles. En el año 2006 suscribí un préstamo hipotecario con Cajastur por importe de 119.000 €, con el fin de adquirir la vivienda de mi residencia habitual y la de mi esposa patricia en el número 2 de la calle Augusto Junquera de Oviedo. La renta obtenida por mi trabajo nos permitió abonar con puntualidad las cuotas acordadas, hasta que una serie de impagos de clientes llevaron a mi pequeña empresa de transportes a la quiebra, lo cual determinó la imposibilidad de satisfacer, como habría sido nuestro deseo, las mensualidades correspondientes. A pesar de mis intentos por renegociar las condiciones del préstamo, la entidad que usted preside ejecutó la hipoteca, adjudicándose la vivienda por 49.000 €. El proceso judicial culminó con nuestro desahucio y el de nuestra hija Amanda, de cinco meses de edad. Pero lejos de terminar ahí este infortunio, nos encontramos con que Cajastur nos reclama además, entre principal, intereses y gastos judiciales, una cantidad cercana a los 108.000 €, cuyo pago en nuestras actuales circunstancias de desempleo no estamos en condiciones de afrontar.

Esta exigencia de Cajastur, aun siendo estrictamente legal en el marco vigente, resulta a todas luces injusta. Y es que, si las circunstancias que en su día nos llevaron a Cajastur y a quien suscribe a celebrar un contrato en la confianza mutua de su cumplimiento, en el momento presente y por razones absolutamente ajenas a ambas partes han cambiado, considero de justicia que los perjuicios originados por esta desafortunada situación no sean soportados exclusivamente por mí y mi familia.

Para solicitar de Cajastur un reparto más equilibrado de las pérdidas económicas de esta operación fallida, hace hoy treinta y nueve días que me instalé frente a la Oficina Principal en la Plaza de la Escandalera de Oviedo, y no he ingerido alimento sólido alguno desde entonces. Lamentablemente durante este tiempo no ha sido posible establecer contacto con ninguna persona responsable de esa entidad; en cambio sí he recibido el apoyo de diversos colectivos ciudadanos como el Movimiento 15M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca o Stop Desahucios, y también de un gran número de ciudadanos y ciudadanas que han simpatizado con mi causa. Así lo demuestran los ciento seis pliegos conteniendo 3.604 firmas recogidas hasta el momento, y que adjuntos se acompañan a esta carta. Firmas de personas que demandan algo tan sencillo como que la entidad que usted preside, una vez que es propietaria de la vivienda, cancele la deuda hipotecaria que aún me exige, y en la medida de lo posible se nos facilite el acceso a una vivienda digna a cambio de un alquiler social.

Por su posición sabe usted mejor que nadie que existe en este país una corriente de opinión cada vez más fuerte a favor de la dación en pago y la abolición de las cláusulas hipotecarias que penalizan desmesuradamente a tantas familias como la nuestra, a las que la crisis económica ha dejado sin techo y llevado a la ruina. Más temprano que tarde el Congreso de los Diputados no podrá seguir haciendo oídos sordos a lo que se ha convertido ya en un clamor popular. Pronto este tipo de prácticas bancarias injustas serán consideradas reprobables y su recuerdo producirá asombro y sonrojo. ¿Va Cajastur a continuar ajena a esta realidad innegable o, al igual que otras entidades bancarias españolas, va a actuar con responsabilidad corporativa, compartiendo con sus clientes los sacrificios y pérdidas impuestos por la crisis financiera actual?

Le invito pues a poner fin a una situación perjudicial tanto para mí y mi familia como para esa entidad, expuesta a un desgaste de su reputación corporativa y a un drenaje creciente de recursos puesto que, según nos consta, el importe de los fondos retirados por clientes disconformes con el proceder de Cajastur en este caso y su política hipotecaria en general asciende hasta el momento, entre ahorros y nóminas, a más de 100.000 €.

Con la condonación de nuestra deuda –nuestra única demanda- Cajastur invertiría esta situación, se alinearía con otras entidades que están aceptando la dación en pago retroactiva y enviaría a sus clientes actuales y futuros un mensaje inequívoco de responsabilidad y solidaridad. Y nosotros tendríamos la oportunidad de empezar otra vez de cero.

Para abordar estas cuestiones nos gustaría ser recibidos, a la mayor brevedad posible, por usted o la persona responsable de Cajastur que usted designe. A la espera de sus noticias, le saluda atentamente,

 Jorge E. Cordero Armijos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s